Escucharon llantos, rompieron su pared y esto fue lo que encontraron

Durante tres días, esta pareja escuchó los llantos de un bebé gatito. Finalmente, se dieron cuenta de que venía de las paredes de su propia casa.

Primero, pensaron que los llantos venía de las afueras de su casa. Una vez que se dieron cuenta del lugar donde estaba el pobre felino, tuvieron que romper parte de su pared con un martillo para poder salvarlo. En lugar de dejar libre al necesitado gatita o dejarlo en un refugio, lo nombraron Katie y decidieron quedársela.

De todas las maneras de adquirir una nueva mascota, està es definitivamente una de las más inusuales!

animales, incluso a expensas de sus propias pertenencias!

 

 

Fuente: Viralnova.com