Dicen Que El Asesino de Florida Sufría Un Síndrome Antiguo

Nikolas Cruz, es ahora el infame asesino responsable por 17 muertes sensibles, sin sentido de la Escuela Marjory Stoneman en Parkland, Florida.

Tristemente es otro nombre en Estados Unidos, una nación en donde los tiroteos masivos nunca parecen acabar.

Muchos en donde los cuales asesinan a niños inocentes.

Dejemos un punto claro: Sus acciones son indefendibles.

Mientras él pudo haber sufrido de alguna enfermedad mental, no lo excusa de ser completamente culpable de este evento.

Que llevó a la muerte de 17 estudiantes, entrenadores y profesores los cuales perdieron sus vidas a manos de un asesino demente con un arma letal.

A la cual nunca debió haber tenido acceso.

De acuerdo con los expertos. La correlación entre las enfermedades mentales y la violencia armada es estadísticamente insignificante.

Incluso, muchos casos de enfermedades mentales vinculadas con la violencia armada es en forma de suicidio, no de asesinato en masa.

Si bien estas cosas pueden hacer la vida difícil para una persona, los síntomas no absuelven a un asesino.

Muchas personas con discapacidades mucho más difíciles de manejar, son individuos a resaltar, quienes no andan cometiendo homicidios.

Lo mismo puede ser dicho por los cientos y cientos de niños que han sido suspendidos o expulsados de la escuela cada año.

Todos por la misma razón, problemas disciplinarios como lo era Cruz.

El eligió ser un asesino y planeó su crimen.

Ciertos aspectos faciales son los que apuntan a esta nueva información sobre el tirador.

Aquellos con Síndrome Alcohólico Fetal (SAF) exhiben un puente nasal bajo, pequeñas anormalidades en las orejas, entre otros aspectos.

Cruz tiene algunos de esos trazos, pero Natalie Brassard declara que pueden ocurrir en cualquier persona.

Y que únicamente están presentes en 50% de las oportunidades.

Sea o no que Cruz padece de SAF es un tema para debate.

Y todos los que aseguran tal cosa, únicamente son especulaciones a este punto.

Sin importar lo que pudo haber ocurrido en su pasado, lo que ha hecho en el presente va más allá de cualquier defensa.

Lo que debemos hacer ahora es apoyar a los estudiantes de la escuela, quienes están trabajando arduamente en terminar con esta violencia sin sentido.

La responsabilidad de protegerlos es de los adultos y no es de ninguna otra manera.

Y en ese sentido, los adultos han fallado.

 

Fuente: Viralnova