El Autor del Kama Sutra… !!! Fue Un Monje !!!

Todos hemos escuchado hablar del famoso Kama Sutra y de la referencia a él sobre relaciones sexuales.

Pero nunca se había aclarado tanto el origen como tal de este libro.

En una época lejana, allá en los comienzos de la era cristiana, vivía una generación de reyes que habitaban las montañas del Himalaya.

Estos reyes, se empeñaron en llevar una vida dedicada al desarrollo de su espíritu.

Estos reyes vieron con preocupación el estado primitivo de los pueblos que vivían abajo, en las colinas que bordeaban la gran cordillera.

Especialmente le disgustaban los rituales paganos y sacrificios que ellos practicaban.

Consecuentemente decidieron ayudarlos a canalizar sus deseos de gratificación y eliminar su ignorancia.

Para eso necesitaban una nueva enseñanza, una nueva forma de llegar al pueblo, un nuevo lenguaje, nuevos símbolos, nuevo método.

Por lo tanto apelaron a la ayuda de un filósofo y estudiante religioso llamado Vātsyāyana.

Él y sus discípulos crearon una nueva leyenda sobre una diosa tántrica y su adoración.

Su intención era enrumbar a los pueblos de las planicies en prácticas que les permitieran aprender poco a poco a controlar sus deseos.

Ademas de ponerlos bajo la guía de los más elevados impulsos espirituales.

Vātsyāyana era un estudiante imbuido de las ideas y conceptos religiosos de las escuelas de meditación y comunidades de estudio védico en Benares.

Vātsyāyana decidió seguir los modelos de los escritos sagrados que conocía y compuso su obra sin perder de vista los principios más relevantes desde el punto de vista del aprendizaje espiritual.

Todo se basa en el buen uso que se le debe dar a tres conceptos importantes.

  • La Ley: el conjunto de preceptos que los dioses nos dejaron como su enseñanza.
  • El Mundo: todo lo que es usado por nosotros para la consecución de nuestro trabajo.
  • Y Los Deseos: como la expresión de los impulsos emocionales.

Todo esto debe estar bajo control del espíritu si queremos que nuestra vida sea provechosa.

Vātsyāyana compuso el Kama Sutra específicamente para ayudar al pueblo a observar y controlar sus deseos.

El indicó que ese tratado no era para ser usado para satisfacer  los deseos ni  promover una vida sexual disipada e irresponsable.

De hecho apenas una quinta parte del Kama Sutra ilustra las famosas posiciones sexuales que todos conocemos.

La gran mayoría del texto son disertaciones sobre la filosofía y el concepto del amor en todas sus formas.

No solamente en su modo físico.

Vātsyāyana pensaba que el placer físico era nada más que el reflejo de un estado espiritual mucho más sublime.

 

Fuente: Tio Sabías Que